fbpx

¿Y cómo llegamos al algodón orgánico? Un resumen.

El algodón es una fibra que se ha usado a lo largo de la historia de la humanidad. Fuentes como el National Cotton Council de Estados Unidos confirman la existencia de tejidos de algodón en antiguas civilizaciones desde México hasta Egipto. Cristobal Colón consiguió esta planta en las Américas. Para mediados de los años 1500 se puede decir que el algodón está presente en todos los continentes.

En la Unión Europea se cultiva algodón en España y Grecia. La producción española está centralizada en Andalucía. Sin embargo la producción local no es suficiente para abastecer la demanda. Históricamente la producción local ha estado en desventaja en un mercado dominado por Turquía y los Estados Unidos. Tecnología, mano de obra, y rendimiento del cultivo son varios de los factores que afectan la producción de algodón.

Hay que recordar que el uso de este cultivo no está limitado a la moda. La fibra del algodón es usada en toallas, manteles y otros artículos de uso diario. Las partes de la planta que no utilizadas para la fibra son utilizadas para alimentar animales o la elaboración de materiales de uso industrial.

El algodón orgánico comienza en los años 1990s. El Centro Internacional de Comercio explica como productores en Turquía y los Estados comenzaron a cultivar algodón de una forma más biológica y responsable. Al mismo tiempo grandes diseñadores empiezan a ofrecer tejidos más naturales. Sin embargo el interés de los consumidores no correspondió a las expectativas.

Para los años 2000s, el coste, poder de compra de las grandes marcas, y otras variables del mercado hacen que la mezcla de fibra orgánica y la convencional se convierta en una oferta popular para las grandes firmas de moda. Sin embargo varias firmas mantienen su enfoque en utilizar algodón 100% orgánico.

Nosotros en Drossophila te ofrecemos prendas de algodón 100% orgánico. Nuestro principal proveedor es Organic Cotton Colours. Esta empresa se enfoca en la producción de fibras con colores naturales, colores de la misma planta. Trabajan con agricultores de Brasil y Turquía y hacen el hilado en Barcelona. El proceso es completamente manejado por ellos, tienen relación directa con los propietarios de las tierras, control de semillas, entre otros detalles.

Nos gusta pensar que ha medida que el cultivo y producción se vuelven más responsable con el medio ambiente y las comunidades involucradas, nos acercamos más a la forma en que sociedades antiguas cultivaban y producían prendas en algodón en paz y en equilibrio con la naturaleza.

Hoy te escribió Enrique.